Translate

jueves, 6 de marzo de 2014

Jugoso rabo de toro estofado



 
Hoy es viernes de Cuaresma y es la receta menos indicada para publicar porque es abstinencia de carne, pero no es nuestra comida de hoy, hoy comemos emblanco de pescado, de mi hermana Carol jajaja que ya me ha estado dando instrucciones de cómo hacerlo jejeje.
Mi marido tenía muchas ganas de que hiciera esta receta que ya habíamos probado en casa de unos amigos. La carne es especial, melosa, tierna, gelatinosa... Hay muchas recetas sobre este guiso, yo escogí este del blog mercado Calabajío, una receta tradicional de su familia y eso fue lo que me animó, nada de modernidades, esta es una receta para hacerla a la antigua.

Ingredientes: para 4-6 personas
  •  un rabo de toro, como es lógico yo puse de ternera, aquí es difícil encontrar toro. Que el carnicero te lo corte en tacos.


  • una cebolla grande
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 2-3 zanahorias
  • 3 dientes de ajo
  • puerro (opcional)
  • 2 hojas de laurel
  • vino tinto o blanco. En mi caso tinto.
  • agua en la misma proporción que el vino
  • aceite oliva, sal, pimienta, harina para rebozar

Preparación
  • salpimienta los trozos de rabo y enharínalos. Sella en una sartén con un poco de aceite, hasta que estén dorados, no hay que hacerlos, es casi vuelta y vuelta. Reserva.
  • en la olla pon aceite y dora la verdura que habrás cortado en trocitos.
  • añade la carne y da un par de vueltas.
  • añade las hojas de laurel
  • agrega el vino y el agua a partes iguales hasta cubrir. Yo gaste la botella entera de vino. Sal.
  • deja que de un hervor y desespuma para quitar la grasa y las impurezas de la carne.
  • si lo hacer de manera tradicional deja hacerse a fuego medio bajo durante 3 o 4 horas, si lo haces en olla a presión serán 50 minutos, y si lo haces en olla rápida serán 30 minutos.
  • Esta carne tiene que hacerse mucho, tienes que ver que la carne se separa del hueso, ese es su punto.
se le echa el agua y el vino
cerramos olla
veis la espuma de impurezas? desespumamos
ya listo




La pobreza de Cristo que nos enriquece consiste en el hecho que se hizo carne, cargó con nuestras debilidades y nuestros pecados, comunicándonos la misericordia infinita de Dios. Papa Francisco I