Translate

martes, 24 de junio de 2014

Libritos de Lomo con Bacon, Queso y Mostaza, al Vino de Oporto

 
 
 

Para empezar, la foto no hace justicia, no se distingue bien. Es un plato, el cual, de siempre hemos comido en casa de mi suegra. Nos encanta. Es sencillo y resultón, para comida o cena si tienes invitados, y el vino de Oporto le da un toque especial. No hagáis esta receta si os falta el vino!

Ingredientes
  • libritos de lomo de cerdo. En la carnicería os lo ponen así si se lo pedís. Tenéis que pedir libritos de lomo. Si lo compráis envasado, tenéis que ver que la parte superior no sea "blanca" es decir, grasa, porque el lomo estará más duro. Tiene que estar de "dos colores: blanca y roja" es decir, que se vea algo de grasa pero también algo de carne, cuanto más "rojo" mejor. La primera foto, el lomo podría quedarnos más duro y en la segunda foto el lomo nos quedaría más tierno.

  • mostaza
  • bacon
  • queso en lonchas, gouda o havarti están bien.
  • tomillo
  • laurel
  • un vaso de los de vino de vino de Oporto (1 vaso por kilo)
  • agua 1/2 vaso

Preparación
  • untamos los filetes con mostaza, no tengas miedo a que queden pegotes, que estén bien untados.



  • añadir, entre ellos, una loncha de bacon y otra de queso. Corta a la medida del lomo. Aquí he puesto el queso en triangulo porque no tenía en loncha ese día, pero me gusta más en locha.

  • pon los libritos en una fuente para horno engrasada, de la manera en la que se ve en la foto. La parte cerrada del librito hacia abajo y la que está abierta, hacia arriba.

 
  • rociar con el vino y echar también el medio vasito de agua en la bandeja.
  • poner por encima sal, pimienta, laurel y tomillo.
  • al horno, que habrás previamente precalentado durante 10 minutos. Deja hacerlo unos 30 minutos a 200ªC.
 
 
Hoy, festividad de San Juan Bautista. Juan Bautista es el Precursor, es decir, el enviado por Dios para prepararle el camino al Salvador. Por lo tanto, es el último profeta, con la misión de anunciar la llegada inmediata del Salvador.
Fue testigo de la verdad hasta su muerte. Murió por amor a ella.
Herodías, la mujer ilegítima de Herodes, pues era en realidad la mujer de su hermano, no quería a Juan el Bautista y deseaba matarlo, ya que Juan repetía a Herodes: "No te es lícito tenerla".
La hija de Herodías, en el día de cumpleaños de Herodes, bailó y agradó tanto a su padre que éste juró darle lo que pidiese.
Ella, aconsejada por su madre, le pidió la cabeza de Juan el Bautista. 
Herodes se entristeció, pero, por el juramento hecho, mandó que le cortaran la cabeza de Juan, el Bautista, que estaba en la cárcel.