Translate

sábado, 21 de junio de 2014

Hervido de Judías, Patatas, Zanahorias y Cebolla



Una receta ligerita para la operación verano... A mi me encanta. Incluso simplemente la aliño con limón, desde que era pequeña me he tomado así el hervido y me sigue encantando. Me recuerda a mi infancia porque muchas cenas eran así. Recuerdo cenar judías verdes muchísimas noches. Quizá en esa época nos gustaba regular porque mi hermana y yo éramos niñas y nos gustaría más otra cena. Yo le echaba litros de limón jajaja y mi hermana kilos de kétchup jajajaja. Pero mis padres fueron constantes para que comiéramos verduras y ahora me encanta. A mí me gusta fría, de la nevera, tipo ensalada, pero también lo puedes tomar caliente o templadito. Como prefieras.
 
Ingredientes para dos personas
  • 1/2 kilo de judías verdes planas
  • una cebolla
  • 2 zanahorias (opcional)
  • 1 o 2 patatas 
Preparación en olla rápida
  • lavar las judías. Con un pelador quitamos a las judías las hebras de los lados.
 

  •  con las tijeras cortamos los extremos


  •  y las partimos en trozos, como yo digo, "de bocado".


  • las zanahorias las lavamos, las pelamos y las cortamos en rodajas. La cebolla la pelamos y la cortamos en cuartos. Las patatas las pelamos y las cortamos en cuartos.
  • echamos todo a la olla rápida, cubrimos ligeramente con agua y echamos sal (opcional). Va todo en crudo, no sofrío nada porque es más sano.
  • tapamos, ponemos el fuego al máximo, cuando salgan las dos muescas y empiece a salir el vapor, bajamos el fuego y contamos entre 7 y 10 minutos, según ollas y gustos. A mi en concreto me gustas muy hechas.
  • aliñar al gusto, con aceite, limón...

OPCIONES: puedes echar tomate natural en cuartos, puedes echar algún diente de ajo. Puedes servir con huevo duro o con jamón serrano...


  
Los siete dones del Espíritu Santo: sabiduría, inteligencia (entendimiento), consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.

Don de Sabiduría Nos hace comprender la maravilla insondable de Dios y nos impulsa a buscarle sobre todas las cosas, en medio de nuestro trabajo y de nuestras obligaciones.