Translate

viernes, 28 de junio de 2013

Crespillos dulces de espinacas





Ayer fue la festividad de San Josemaría Escrivá de Balaguer, santo que se ha convertido en mi Padre espiritual. Esta receta la hacía su madre y a él le encantaban. Las preparaba el día de su santo, en la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores. Es un postre típico de Aragón. Se hacen con borraja, verdura típica de allí, parecida a las espinacas. ¡Están riquísimos!
¡¡¡Vamos allá!!!

Ingredientes: (6-8 personas)
  • 1, 5 dl Leche (150 g)
  • 200 g Harina
  • Huevos (100 g)
  • 1 Cucharadita de levadura en polvo
  • 10 g Azúcar (una cucharada)
  • ½ Kg Hojas de espinacas frescas
  • Azúcar para espolvorear

Preparación:
  • Lavar muy bien las espinacas y dejar las hojas con 2 o 3 cm de tallo.
  • Hacer una masa mezclando los ingredientes por este orden: en un recipiente se pone la harina con el azúcar y la levadura, se añaden la leche y los huevos y se une bien todo.
  • Secar el agua de las hojas de las espinacas, pasarlas por esta masa (gacheta) y freírlas en abundante aceite caliente: unos 170º C. Escurrirlas bien.
  • Una vez fritas pasarlas por azúcar.
  • Servir al momento, en plato de repostería con servilleta blanca.

Son santos los que luchan hasta el final de su vida: los que siempre se saben levantar después de cada tropiezo, de cada caída, para proseguir valientemente el camino con humildad, con amor, con esperanza. San Josemaría Escrivá de Balaguer