Translate

domingo, 20 de octubre de 2013

Bizcocho cebra, exquisito

 

Mi hija mayor, de 5 años, me pidió para el fin de semana bizcocho de chocolate, y por no repetir uno que hice hace poco y que está aquí colgado ya, se me ocurrió hacer este bizcocho mixto para los que no son muy chocolateros. Ha ENCANTADO. Mi marido cuando llegó a casa y lo vio pensó que era comprado o de esos de supermercado que van semi-preparados, porque la presencia es muy profesional pero luego el sabor es buenísimo. Os animo a que lo hagáis porque os va a encantar.
 
Ingredientes
  • 3 huevos
  • 180gr de azúcar
  •  200 ml de nata para montar.
  • 75gr de aceite de girasol
  • 250gr de harina
  • 6 cucharadas soperas de cacao en polvo
  • 1 sobre de levadura royal.
  • 1 pizca de sal
  • Opcional: una cucharadita de azúcar vainillado

Preparación con Thermomix
  • Precalentamos el horno a 180º
  • Ponemos la mariposa en las cuchillas, echamos el azúcar y los huevos. Programamos 3 minutos, 37º, vel. 3 1/2.
  • Al finalizar el tiempo, programamos 3 minutos más, sin temperatura, vel 3 1/2.
  • Agregamos el aceite y la nata , mezclamos unos 10 segundos, vel 3.
  • Incorporamos la harina, la levadura y la pizca de sal. Mezclamos 10 segundos, velocidad 2 1/2. Quitamos la mariposa y terminamos de envolver bien con la espátula.
  •  
  • Separamos la mezcla en dos partes. Una de ellas, la volvemos a meter en el vaso, junto al cacao en polvo y mezclamos a velocidad 3, hasta verlo bien integrado. Si la vemos muy espesa, podemos añadir un pelín de leche, pero muy poquita.
  • Engrasamos un molde de unos 24cm de diámetro, yo usé de 22 y para mi perfecto. Nos dejamos a cada lado, las dos mezclas. Y vamos echando en el centro del molde dos cucharadas blancas, en el centro de esa mezcla, dos cucharadas de la mezcla con cacao, en el centro dos cucharadas blancas….y así sucesivamente hasta terminar. Veremos que se va expandiendo y quedando anillos de colores.
 

  • Horneamos durante unos 40 minutos Y comprobamos con un palillo en el centro al finalizar, para comprobar que está bien cocido. Pues tiende a subir y abrirse.
  • Desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar.

 
 
 
Cuando el gobierno ve a un ecologista jugarse la vida por un huevo de halcón, ve en él un héroe, y cuando ve a un pro-vida en la puerta de una clínica abortista, ve en él a un fanático. Jesús Poveda