Translate

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Bizcocho de pasas, nueces y dátiles

 
 
Tengo un marido que vale millones y este fin de semana le tocó trabajar duro con los cuatro niños para que yo pudiera descansar. Llevaba tiempo diciéndome que había probado este bizcocho en algún sitio y que le encantaba y mi cabeza, claro, empieza a trabajar para hacerle uno. Pues aquí está y le ha encantado. Es contundente por lo que mejor hacerlo en un molde de plum-cake, teniendo en cuenta que nos tiene que sobrar unos tres dedos para que no se nos salga el bizcocho durante el horneado. Os pongo la receta y espero que os guste...

Ingredientes
  • 300g de harina. 
  • 3 huevos.
  • 180g de azúcar.
  • 130ml de aceite de oliva.
  • 2 yogures naturales.
  • 1 sobre de levadura en polvo.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla o una cucharada de azúcar vainillado (esta cantidad sustitúyela por una cucharada menos de azúcar normal)
  • 70g de dátiles sin hueso. Los puedes poner troceados o sin trocear. 
  • 70g de nueces peladas y troceadas.
  • 70g de pasas.  

Preparación
  •  Añadir los huevos y el azúcar, y batiremos con las varillas hasta obtener el triplicado de la mezcla.
  • Agregamos el aceite y dos yogures, y batiremos de nuevo.
  • Incorporaremos la harina y la levadura, poco a poco, y mezclaremos bien.
  • Añadiremos las pasas , las nueces y los dátiles ambos troceados y removeremos.
  • Untaremos un molde con la mantequilla, espolvorearemos con harina y rellenaremos con la masa. ( el molde  tiene que ser 3 centímetros mayor que lo que ocupe la masa si no es así, se puede salir ).
  • Introduciremos al horno, (previamente calentado) a 180º durante 45 minutos, según hornos. Para saber si ya está cocida la tarta, introduciremos un palillo y si cuando lo saquemos está seco, quiere decir que ya está cocida la tarta. Sacaremos del horno, espolvorearemos con azúcar glas y dejaremos enfriar.
 



Serenidad. —¿Por qué has de enfadarte si enfadándote ofendes a Dios, molestas al prójimo, pasas tú mismo un mal rato... y te has de desenfadar al fin? San Josemaría Escrivá de Balaguer